alce 666

Un autobús que se dirigía de Minsk a Kiev tuvo un peligroso percance al impactar un alce en pleno parabrisas. Afortunadamente solo quedó en un susto, aunque el animal pereció en el momento del impacto. Lo curioso (y misterioso) del suceso es que el cuentakilómetros del autobús marcaba el ‘número del diablo’ justo en el momento del atropello: 666,6 kilómetros de recorrido.

Los alces suelen aparecer por las carreteras por esta época del año, buscando frutos que quedan separados entre los bosques por las zonas asfaltadas, lo que produce varios accidentes. Los nerviosos pasajeros que aún asociaban el número satánico con el accidente, fueron transportados en un autobús de sustitución, ya que las autoridades fueron incapaces de quitar el cadáver del animal del frontal del autobús, que quedó inservible.