gallardon

El hijo del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, que huyó tras colisionar con un vehículo en la calle de Miguel Ángel, estuvo a punto de atropellar a una mujer en la misma calle en la que vive, según confirmaron fuentes policiales. También ha trascendido que no chocó contra un único turismo, sino que lo hizo con otro más, que estaba estacionado. Algunos testigos describieron su andar y su forma de manejarse como de “evidente embriaguez” a los policías municipales que actuaron en el incidente.

El primer choque se produjo en la calle de Miguel Ángel cuando el turismo que conducía el hijo de Gallardón, un Lancia Ypsilon blanco a nombre del ministro, golpeó con un Volkswagen Passat por el lado izquierdo. Después, le embistió por la parte trasera. El conductor del vehículo perjudicado se bajó del mismo para hacer el parte de accidentes, pero el hijo de Gallardón se fugó “a gran velocidad y conduciendo en zig-zag”, según los testigos.

Los afectados, que pudieron hacer una foto de la matrícula, le siguieron hasta su domicilio, situado a 1,5 kilómetros. Justo en la calle donde reside, estuvo a punto de atropellar a una mujer que bajaba de un turismo estacionado. De hecho, el hijo de Gallardón golpeó por el lado izquierdo con ese coche aparcado, un Mini. En el choque le había roto el espejo retrovisor izquierdo. Pese a la colisión, no se detuvo y se introdujo en el aparcamiento de su vivienda.

Los primeros afectados llamaron desde su teléfono móvil al teléfono de emergencias 112 justo a las 00.02 y explicaron lo que acababa de ocurrir. El operador les dijo que no podía mandar a la policía hasta que se detuviera el Lancia Ypsilon. Al no encontrar aparcamiento, estacionaron en el vado del inmueble donde vive Gallardón y avisaron al 092 (teléfono de emergencias de la Policía Municipal).

Al lugar acudieron dos coches patrulla, que se entrevistaron con otros tres testigos. Estos vieron entrar el coche y salir al poco a un joven que se metió en el portal de enfrente. “Por la forma de andar y de actuar iba en evidente estado de embriaguez”, relataron los testigos a la policía.

El cabo que acudió al lugar preguntó a los policías que vigilan la casa del ministro de Justicia. Estos le confirmaron que el que acababa de entrar era el hijo de Gallardón. El conductor del primer vehículo afectado denunció los hechos en la comisaría de Centro.

Fuentes policiales recuerdan que uno de los cuatro hijos ya fue denunciado hace unos años por hacer botellón (consumir alcohol en la vía pública) cuando su padre era alcalde.

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha declarado esta mañana durante un desayuno de trabajo que la fuga del hijo del ministro Alberto Ruiz-Gallardón era un “tema menor” y que la colisión entre ambos vehículos fue de escasa importancia y que no se produjeron víctimas. “Según tengo entendido, es un asunto menor. Hablar de colisión me parece excesivo. Por lo que me han transmitido, fue un rozamiento de dos vehículos”, ha señalado.

Cifuentes ha recordado que el Cuerpo Nacional de Policía no actuó en ningún momento y que todo el caso los tramitó la Policía Municipal de Madrid. “No voy a hablar de un tema en el que no conozco todos los detalles y es un tema menor, me trasladan. La Ley hay que cumplirla para todos”, ha concluido.

Este hecho recuerda al protagonizado por la presidenta del PP en Madrid y expresidenta regional Esperanza Aguirre, cuando derribó en plena Gran Vía una moto de un agente de circulación cuando le iba a notificar una denuncia por haber estacionado en el carril bus. Aguirre dijo que solo había ido a sacar dinero. Sin esperar a que terminaran su trabajo cogió su coche y se dirigió a su domicilio, cerca de la calle de San Bernardo. Hizo caso omiso a las señales de los agentes que la perseguían.