En las redes sociales mostramos en muchas ocasiones lo que queremos que la gente crea que seamos, poetas en ciernes, chistosos espontáneos, místicos misteriosos… Si no somos nada parecido a eso en la vida real, porqué intentar serlo en el mundo virtual?

Desde luego nada más se aleja de la realidad, y en nada nos parecemos a lo que intentamos mostrar en dichas redes, es más, a menudo causamos pena o risa en nuestros lectores, seguidores o derivados.

En este cortometraje se plasma a la perfección todo lo que dije….