Parece una escena sacada de una película de comedia, pero ocurrió en la vida real. Dos agentes de la Policía de Toronto, Canadá, han sido suspendidos de empleo y sueldo después de que ingirieran marihuana en horas de servicio y se vieran obligados a pedir refuerzos para ellos mismos.

Según informaron fuentes policiales al portal CBC News, los dos oficiales confesaron desde la radio del vehículo policial que estaban experimentando“alucinaciones” a otros agentes, que acudieron en su ayuda y los trasladaron hasta un centro médico para que recibieran tratamiento.

Las autoridades sospechan que los agentes robaron el cannabis durante una redada

Además, según la CBS una agente de policía que acudió al lugar tras la llamada resbaló porque había hielo en la carretera y resultó herida en la cabeza, por lo que tuvo que recibir atención médica.

Las autoridades sospechan que el cannabis que consumieron podría haber sido extraída durante una redada. De momento, y a la espera de los resultados de la investigación, no se han presentado cargos contra los implicados.

Uno de los dos agentes, Vittorio Dominelli, había saltado a la fama por difundir vídeos en las redes sociales en los que aparecía bailando vistiendo el uniforme policial. Tras la polémica, su cuenta de Twitter pasó a ser privada y el resto de perfiles en la red fueron eliminados.