¿Hasta dónde puede llegar la adición a un videojuego? En un caso concreto, a fugarse de casa durante más de 10 años y vivir en la calle. Este hecho es real y ha sucedido con una chica china que ha sido encontrada diez años después jugando en un cibercafé. Este hecho se ha dado en China.

Diez años desaparecida y es encontrada jugando en un cibercafé

Tienes 14 años y lo único que quieres es que tus padres te den dinero para irte a un cibercafé a jugar y jugar, sin querer estudiar. Esto pasó con una familia China en 2005, cuando la hija de la familia Xiao Yun, no pensaba en otra cosa que la de disfrutar del videojuego online Crossfire sin importar lo que pensaran sus padres. Cuando se enfadó con ellos porque no la daban más dinero, decidió fugarse. Ahora, diez años después, la policía la ha encontrado… jugando en un cibercafé.

Xiao Yun, desde que decidió fugarse, vivía en cibercafés o en albergues públicos mientras se gastaba el poco dinero que ganaba jugando en varias salas de la provincia de Zhejiang. En China es bastante habitual que en los juegos online, los mejores jugadores sean pagados por otros usuarios para que les representen en algunas partidas, algo que es ilegal en las competiciones de los eSports. Así se ganaba la vida Xiao Yun.

La joven fue encontrada en un cibercafé de Hangzhou (Zhejiang) a unos 151 kms de su ciudad natal Dongyang (Zhejiang) donde sus padres aún vivían con la esperanza de que la niña se pusiera en contacto con ellos. Durante los últimos años los padres sí tenían constancia de que la chica vivía porque en la app para móvil Wechat (Weixin) la propia Xiao Yun agregó a su madre para mantener contacto, pero sin que nunca facilitara su localización.

La chica declaró a un periódico local que se fugó de casa porque sus padres no la daban dinero para jugar en los cibercafés, y tras darles un ultimátum decidió fugarse “para siempre”.

Tras ser encontrada por la policía y llevada a comisaría, fue multada con 1.000 yuanes (147€ al cambio) por posesión de un carnet de identidad falso, y después aceptó verse con su familia, aunque se desconoce si finalmente ha vuelto con ellos o sigue con su vida en los cibercafés de su provincia.

[Fuente: Dailymail]