profesor--647x350

Cualquier tipo de discriminación es condenable. Esta también, pero además de condenable es… insólita.

Se trata de la historia de Kenny Gregory, un profesor de Educación Física de una escuela privada de Nueva York donde llevaba trabajando 16 años y de la que fue despedido, según él, por ser heterosexualsegún podemos leer en el portal de noticias RT.

Gregory ha interpuesto una demanda contra la directora del centro, que fue quien le despidió, y según cuenta, lo hizo porque él tenía una familia tradicional y a ella, que era lesbiana, la irritaba.

Asegura además que su caso no es el único, puesto que también despidió a otros tres trabajadores varones que tenían esposas e hijos pequeños, y ahora su puesto ha sido ocupado por una profesora que también es lesbiana.