La víctima de la broma fue convencida para que durmiera en un refugio a los pies del monte Fuji y así poder despertar pronto para acudir a un trabajo cerca de allí.

Lo que no sabía es que en verdad le estaban preparando un despertar que nunca olvidaría.