Mark Sandland es un hombre británico que en el año 2012 asesinó a su hija. La niña tenía menos de un mes. Mientras el padre jugaba a “Assassin’s Creed 3” la niña se puso a llorar. El padre se enfadó, paró la partida y le pegó una paliza al bebé. La niña murió en el hospital. Ahora se enfrenta a una condena de ocho años

Mark-Sandland-Assassin's Creed

Mark Sandland tenía 26 años cuando mató a su hija por hacerle perder una partida al juego “Assassin’s Creed 3”. Mientras jugaba la niña de menos de un mes comenzó a llorar y a gritar, el padre que estaba jugando a la consola tuvo que dejar el juego y perder la partida para que su hija dejara de llorar, pero en vez de consolarla le pegó una paliza que le generó numerosos traumatismos y una hemoragia interna.

Antes de llamar a urgencias, el padre miró trucos para el juego en internet. La niña murió cuando llegó al hospital horas más tarde.

Cuando le detuvieron por asesinato alegó que había sufrido un ataque epiléptico, pero tras la investigación se descubrió que no era verdad y que solo había sido un arrebato por hacerle perder la partida. Según Mirror ahora el juez le ha impuesto ocho años de cárcel.