bancoladron

 El hombre acudió a su banco con la cartilla en la mano a retirar lo poco que le quedaba en la cuenta. O más bien lo que él creía que le quedaba. Pidió 5 euros y la empleada que lo atendió le dijo que no le podía dar ni un céntimo porque la libreta estaba en números rojos, que las comisiones bancarias se habían llevado de la libreta de ahorros lo poco que tenía en ella. Y el titular, coruñés de nacimiento, estalló. Comenzó a gritar, a exigir explicaciones.

Los empleados intentaron calmarlo, pero nada. Se enfureció todavía más, los apartó a todos a empujones, saltó el mostrador de la oficina bancaria, abrió un cajón, cogió 5 euros y desapareció. Hace un mes fue juzgado por ello, asistido por la abogada María Soledad Vázquez del Rey, y el hombre asumió su culpa. A cambio de ser sincero, consiguió que la pena le fuese rebajada y finalmente fue condenado a dos años de prisión como autor de un delito de robo con violencia.

Los hechos sucedieron el pasado 21 de febrero en una sucursal de la calle Villa de Negreira, en A Coruña. El hombre se presentó allí alrededor de la una de la tarde. Hizo cola hasta que llegó su turno. Todo bien hasta ahí. Hasta que le dijeron que tenía la cuenta a cero y le explicaron que si nada había era porque la víspera le habían pasado las comisiones bancarias.

Enfrentamiento con el director

Según la sentencia, el hombre se puso furioso. Gritó y exigió su dinero. Salió el director del despacho y el procesado le puso el puño en la cara a la vez que le decía que lo iba «a reventar». Luego empujó a dos empleados que acudieron en auxilio del jefe. Saltó el mostrador y se llevó los 5 euros que había en un cajón. Se los metió en el bolsillo y acto seguido se marchó tan campante.