• El padre alegó en el juicio que asesinó a la niña por ‘orden del diablo’

condenado

La Audiencia de Girona ha condenado a 19 años de cárcel al padre que decapitó a su hija de 18 meses en noviembre de 2011, Marcelo R., por un delito de asesinato.

La sentencia establece un agravante de parentesco y una atenuante de confesión, puesto que el hombre llamó al teléfono de emergencias minutos después de cometer el crimen.

La resolución de la Audiencia reafirma el veredicto del jurado popular y del fiscal de este caso, que consideraron por unanimidad que Marcelo R. no padece ninguna enfermedad mental.

La sentencia también obliga al culpable a indemnizar económicamente a la madre de la víctima con 149.663 euros, y a la hermana de la niña, con 27.211 euros.

La magistrada considera diáfano el hecho de que Marcelo R. causara la muerte a la menor decapitándola y lo define como “una acción brutal, despiadada y una de las peores formas de acabar con la vida de su hija”.

Los nueve miembros del jurado popular ya declararon culpable a Marcelo R. y pidieron 19 años de cárcel, igual que el fiscal, después de que el acusado asegurase en el juicio que mató a la niña porque“el diablo me dijo que lo hiciera”.

El abogado de la defensa ha anunciado que recorrerá la sentencia de la Audiencia, puesto que el letrado solicitaba 10 años de internamiento psiquiátrico porque considera que Marcelo R. sufrió un brote psicótico y que tendría que aplicarse un eximente incompleto por su estado mental.