Lo llaman orgasmo cerebral, pero no tiene nada que ver con el sexo, los que lo sienten dicen que es aún mejor.Un cosquilleo placentero que empieza en la cabeza y se extiende a los brazos y espalda subiendo de intensidad, acompañado de un trance de desconexión con el mundo y un enorme placer. ASMR