Sí­, queridos amigos, sí­. En Canadá, ese país que ha intentado invadir Estados Unidos en diversas ocasiones, siempre según South Park, y que posee uno de los mejores sistemas de seguridad social del mundo, se puede disfrutar de los videojuegos de nuestra querida Xbox 360 de una manera que hasta ahora era imposible.

La cadena canadiense de cines, Cineplex, acaba de empezar a ofrecer a sus clientes la posibilidad de alquilar una sala entera, en donde poder echar unas partidas a nuestros juegos favoritos de Xbox 360 con una pantalla de tamaño descomunal. Una auténtica locura, vamos.

Por sólo 179 dólares, y en más de 29 establecimientos a lo largo y ancho del paí­s, podremos alquilar una sala de cine en la que compartir, con hasta 12 amigos, unas partidas al juego que elijamos de un inmenso catálogo.

Se espera que después de la temporada de estrenos veraniegos, el nivel de afluencia a las salas decaiga y es entonces cuando empezará a aplicarse la nueva oferta de negocio.

Aunque a decir verdad, la evolución de los €˜Cineplex€™ Canadienses en este tipo de salas en las que en lugar de proyectar películas se proyectan videojuegos, era lógica, puesto que forman parte, junto a Microsoft, de un programa para adaptar diversos cines a tal fin.

Desde luego en Canadá saben cómo montárselo, no hay duda. Y es que ¿quién no ahorrarí­a unos cuantos euros para montarse un multiplayer en €˜Halo3€™ junto a cuatro amigos, en una sala de cine? La verdad es que debe de ser impresionante.