El salario mínimo fue una de las principales exigencias del SPD a la hora de firmar el pacto de gobierno con Angela Merkel. Entrará en vigor a partir de 2015 aunque con excepciones. En España el salario mínimo es de 3,91 euros la hora

El Bundestag aprueba hoy una de las principales promesas electorales con las que los socialdemócratas se presentaron a los comicios de otoño del pasado año. El salario mínimo de 8,5 euros brutos la hora entrará en vigor a nivel nacional a partir de 2015 convertido en un proyecto un tanto descafeinado. Tras meses de negociaciones y críticas de las alas más conservadoras de la coalición, la ministra socialdemócrata Andrea Nahles presenta un paquete de medidas en el que abundan las excepciones.

Alemania-aprueba-salario-minimo-85-euros-hora

La canciller alemana, Angela Merkel, en la celebración del primer centenario de la I Guerra Mundial

La implantación del salario mínimo no afectará a los parados de larga duración en los primeros seis meses de trabajoa él no se podrán acoger aprendices ni menores de 18 años sin formación. A pesar de que a partir de enero de 2015 se debería aplicar a todos los trabajadores, la ley contempla un período de transición hasta el 31 de diciembre de 2016 para determinados sectores que disponen de convenios colectivos en vigor, en los que sindicatos y empresas han acordado un salario mínimo propio.

El salario mínimo fue una de las principales exigencias del SPD a la hora de firmar el pacto de gobierno con Angela Merkel. En teoría, supone un triunfo de los socialdemócratas que han conseguido imponer en la agenda de la canciller una medida que cuestionó fuertemente durante la campaña electoral. No obstante, la socialdemocracia alemana no puede apuntarse el tanto de la victoria en su marcador ya que por el camino, en duros procesos de negociación con los conservadores de Merkel, han tenido que renunciar a parte de sus exigencias.

Según la Ministra de Trabajo, la socialdemócrata Andrea Nahles, esta medida beneficiará a cerca de 3,7 millones de trabajadores. Además, se estima que su aplicación costará a las empresas unos 10.000 millones de euros. Con estos números sobre la mesa, han sido numerosas las organizaciones patronales y economistas que predicen una pérdida de puestos de trabajo masiva en Alemania.

El presidente del Consejo Económico de la CDU, Kurt Lauk, en una entrevista concedida a la radio pública alemana, pronostica un incremento del desempleo en las regiones estructuralmente débiles. No en vano, el partido conservador de la canciller ha intentado minimizar el impacto de la implantación del salario mínimo forzando la inclusión de excepciones en el paquete de medidas. Una intervención que ha sido fuertemente criticada desde sindicatos como Ver.di que señalan que el salario mínimo entra en vigor “brutalmente amputado”.

Con la nueva ley, un trabajo de 38 horas semanales garantizará un sueldo de unos 1.400 euros brutos al mes. En el caso de que se trate de un empleado soltero y sin hijos, el sueldo se quedaría en unos 1.040 euros netos mensuales.

Con la implantación del salario mínimo a partir de 2015 Alemania se incorpora a la normalidad europea, en la que 21 de los 28 países de la UE cuentan con una norma que legisla el salario mínimo. Según datos del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (WSI en sus siglas en alemán) en España el salario mínimo es de 3,91 euros la hora. En otros países de nuestro entorno es notablemente superior: en Francia alcanza los 9,53 euros, mientras que en Luxemburgo es de 11,10 euros. Otros países como Austria, Italia, Dinamarca, Suecia, Finlandia y Chipre no cuentan con una ley de salario mínimo, no obstante, la mayoría de ellos disponen de mecanismos que protegen al trabajador de prácticas de dumping salarial.

Artículo sacado de cadena ser, y título modificado por el administrador de bloguisimo