Los aldeanos de Xiangtan, en la provincia de Hunan, al sur de China, están tomando agua con excremento porque dicen que puede curar enfermedades graves. Los ciudadanos están tomando esta agua con excremento hecha por ellos mismos, con su propio trasero.

Los habitantes de la localidad recogen estiércol de las vacas y de las ovejas, las secan al sol o lo cocinan, lo muelen, lo mezclan con agua y… ¡para dentro!

agua-con-estiercol

El turismo que genera esta rara costumbre es la principal actividad económica de la ciudad.

La locura del agua mezclada con estiércol comenzó a principios de este año cuando una mujer fue diagnosticada con un cáncer terminal de pulmón. Después de que la medicina convencional no funcionara, la joven utilizó un remedio que le dijo un curandero del pueblo.

Nadie a podido probar si beber agua con excremento es realmente beneficioso para la salud, pero esta mujer a mejorado mucho y le da todos los méritos al agua con excremento.

agua-con-estiercol-02