Imaginaros ir por la calle paseando, y desde un piso en llamas os reclaman para “placar” un bebé que os tiraran desde el balcón de dicho piso. Roman Atwood haciendo de las suyas