Cuando te haces un tatuaje, por lo general la zona tatuada sangra.

Esta vez tus ojos también sangrarán al ver los errores ortográficos de estos tatuajes.

Y es que ambos tienen la culpa, tatuador y tatuados.